Objetivos

Difundir la tarea del corrector y la importancia de la corrección en todos los ámbitos.

Establecer criterios de corrección para las diversas publicaciones editoriales.

Establecer tarifas mínimas para la corrección de textos, que estén acordes con el trabajo que efectúa el corrector.

Concienciar a todas las empresas editoriales, de comunicación, de publicidad, educativas, etc. acerca de la necesidad de contar con correctores especializados, que puedan pulir con criterio y profesionalismo los materiales que se producen.

Dar a conocer que en el proceso editorial la etapa de corrección de textos tiene el mismo nivel, valor y relevancia que las otras etapas (autoría, edición, diagramación, fotografía, ilustración), y, por consiguiente, la remuneración debe ser equitativa.

Lograr que los medios de comunicación y las empresas editoriales consideren una obligación contratar correctores.

Otorgar a la labor del corrector la importancia que se merece dentro del campo laboral y editorial.

Anuncios